¿Cuali?¿Cuanti? La importancia de elegir bien

     athenaEl otro día sentado delante de la tele vi un anuncio de coches que me hizo soltar una carcajada, apuntármelo y en cuanto he tenido tiempo dedicarle una entrada de este pequeño escaparate. En investigación en cuidados el tema de la cuantitativa o cualitativa es casi una religión. Yo he podido escuchar en congresos auténticos debates sobre hacia donde tiene que tirar la investigación enfermera, que si somos científicos sociales y tenemos que hacer cualitativa, que si tenemos que hacer ensayos clínicos para tener altos niveles de evidencia sobre nuestros cuidados… Anda que no hay aquí tema para rato! Me gustaría arrojar algunos elementos de reflexión sobre este tema, no quiero ser taxativo, solo quiero estimular la reflexión.

Visibilidad de la enfermera investigadora

Lo siguiente es una opinión, mi opinión; ¿Quieres que tus compañeras vean en ti un “experto” en investigación? Pues saca la calculadora y tatúate una Chi cuadrado en la frente. En mi experiencia cuando en una unidad de enfermería hay identificado un experto en investigación el perfil es alguien que ha hecho cosas de investigación con los médicos de la unidad, que sabe (o dice que sabe) la diferencia entre la media y la mediana, y que es capaz de defender que una intervención es mejor que otra porque hay una revisión Cochrane que lo dice. También es capaz de enconarse en algo porque en un estudio reciente salió un p valor significativo.
Si buscamos en google la entrada “research nursing” y ponemos “imágenes” este es el pantallazo que obtenemos… ese es el modelo de la enfermera investigadora, fonendo y probetas. ¿Cómo de visible es la enfermera investigadora cualitativa? puff, entre poco y nada.

google_research

Los niveles de evidencia

Este es otro tema espinoso, ¿qué constituye auténtica evidencia? ¿es la investigación cualitativa una fuente de evidencia científica? De nuevo el señor google nos da una respuesta clara, NO.
Si buscamos en google una jerarquización de niveles de evidencia nos arrojará un montón de dibujitos de pirámides de evidencia en las que la mayor parte de las veces no encontraremos la palabra “cualitativa” en ninguna parte.Incluso si buscas agregando la palabra “qualitative” no encontrarás gran cosa. ¿Podríamos meter este tipo de investigación en ese pool llamado “background information”? no lo se… en cualquier caso parece que la cualitativa se va a la base de la pirámide (en el mejor de los casos).

pyramid

¿Para qué sirve cada cosa? ¿Poniendo a cada uno en su sitio?

Una forma de aproximarnos al problema de los niveles de evidencia es el juicio salomónico de separar las metodologías y darle a cada una su pequeña parcelita (tú a Boston y yo a California). La investigación cuantitativa sirve para medir, la cualitativa para comprender. Yo estoy bastante de acuerdo con esto, pero ciertamente no elimina mis dudas. Si mis cuidados tienen que poder medirse de forma objetiva e inequívoca, si mis resultados tienen que ser contrastables, ¿puedo basarlos en los resultados de una investigación diseñada para comprender? (la respuesta es si, ya lo veremos más adelante :-D).
En general la respuesta que vamos a encontrar en las instituciones y organismos científicos es un NO rotundo, ¿quieres hacer una guía para pacientes sobre asma infantil? pues busca documentación según grados de evidencia, la información tiene que tener respaldo IA y ese se consigue con el meta-análisis de ensayos clínicos. POINT.

Esto te lo puedes aprender como un mantra y trabajar como enfermera, cuidar con mucha dignidad… pero a muchas enfermeras no termina por convencernos, nuestra vivencia, nuestra experiencia, lo que vemos en las respuestas de los pacientes, muchas veces nos hacen revelarnos contra el p value del ensayo clínico, es esa sensación de que algo no cuadra, de que “eso” no encaja en nuestra disciplina.

En un artículo de hace unos pocos años Grace y cols nos hablan de este tema con verdadera maestría. El artículo se llama “Claiming our core: Appraising qualitative evidence for nursing questions about human response and meaning”. Y como es mejor escuchar a los autores que estar haciendo interpretaciones os corto y pego la introducción del artículo.

“The growing acceptance of evidence-based practice (EBP) principles in nursing raises the possibility that only question domains central to medical practice—therapy, harm, prognosis, and medical diagnosis—and “best evidence” appropriate to those domains will be valued. We propose incorporation of 2 additional question domains—human response and meaning—as particularly important for nursing practice, and we argue that the strongest evidence for these questions arises from qualitative research traditions. We discuss the evaluation and application of qualitative evidence for practice and identify unresolved issues for further discussion within the discipline.” Más claro agua.

 

No quiero entrar a analizar este fantástico artículo de forma pormenorizada, pero como pincelada anotaré que describe el papel que juegan la respuesta humana y el sentido que tienen las acciones, cuidados, tratamientos en el paciente, en la consecución de determinados objetivos; De tal forma que la evidencia científica que determina cuál es la mejor forma de proceder, sin el apoyo del contexto y de los valores del paciente, no tiene nada que hacer y será incluso improcedente. Si además tenemos en cuenta que uno de los ámbitos de estudio de la ciencia enfermera es el campo de la respuesta humana, entonces este artículo tiene muchas respuestas claras.

A modo de conclusión me gustaría enseñar un buen ejemplo de lo relatado en el artículo de Grace y cols, además un ejemplo de aquí (“de aquí, de Madriz”). Hace unos pocos años se editó la guía de práctica clínica sobre la encefalopatía hipoxico-isquémica, una guía basada en la evidencia desarrollada por los mejores en este campo en España, con el mejor conocimiento científico y con una gran experiencia de campo en la atención a los recién nacidos. Esta guía incorpora un pequeño manual para padres, en el que se les da información sobre el proceso y en el que se incorporaron diferentes elementos (comentarios, relatos y demás aportaciones) procedentes de entrevistas a padres que habían pasado por esa situación. Incorporar la vivencia de los pacientes, las respuestas de los padres al problema de salud de su hijo y al tratamiento instaurado, es la mejor forma de que nuestra actuación sea de verdad basada en la evidencia.

Y para finalizar el video que tanta gracia me hizo y que desencadena esta reflexión. Yo os pregunto ¿han utilizado los científicos del anuncio la metodología adecuada a la pregunta de investigación que formularon? Está claro que no… Lo cual me da pie a otra entrada del blog… Determinados sectores de la sanidad tienen más recursos para investigar que conocimiento científico, se llega a tirar mucho dinero simplemente por ser doctrinal en cuanto a lo que es y no es investigar en ciencias de la salud.

Un comentario en “¿Cuali?¿Cuanti? La importancia de elegir bien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>