¿De dónde vienen las ideas?

iStock_000005349440MediumUno de los problemas que me encuentro en mi tarea de apoyar la investigación entre mis compañeras es el tema de las ideas.

El argumento que más frecuentemente me encuentro entre mis compañeras a la hora de justificar el no investigar es “yo no tengo ideas”, “mis ideas no son buenas”… Yo hay momentos en los que tengo que hacer una ejercicio de autocontrol y ponerme la capita de “coach” para abordar este tema.

¿Cómo que tus ideas no son buenas?¿Cómo que no tienes ideas? Es que es imposible, no me lo creo, ¿una enfermera sin ideas?

Nuestro problema a la hora de plantear nuestras ideas en clave de investigación es un problema con una doble vertiente, en un lado del tejado la autoestima (tenemos poca autoestima profesional), en la otra vertiente la perspectiva. La autoestima como profesión es difícil de trabajar en una entrada de un blog, así que me centraré en la perspectiva.

La perspectiva tiene que ver con las ideas previas que tenemos en relación a lo qué es investigar, sobre cómo se investiga, sobre los conocimientos que hay que tener para hacerlo… En esto, como en otras muchas cosas, las enfermeras tendemos a mirar a los médicos, que desgraciadamente son el espejo donde nos miramos para estos temas. Las enfermeras partimos de una premisa errónea, y es que los médicos saben investigar de nacimiento o en si mismos, y eso es un error, los médicos que saben investigar son los que saben investigar, no todos como conjunto. Otra cuestión es que, aunque no todos sepan investigar, casi todos los médicos investigan, lo cual produce una gran cantidad de productos de investigación (mayoritariamente inservibles) que se acumula en nuestros departamentos, que llena sesiones clínicas, paneles de posters en congresos y un largo etc. Al enfrentarnos a este material lo hacemos con poco sentido crítico, porque presuponemos la bondad de la investigación, y adoptamos como modelos cosas que no son adecuadas.

Prozac_pills

El otro día me explicaron un ensayo clínico muy interesante (por decir algo), la idea era hacer un ensayo clínico sobre la eficacia de 3 fármacos diferentes, todos ellos utilizados en la primera línea de tratamiento de una determinada patología. Después de tener en marcha un ensayo (carísimo) no consiguen alcanzar ni una pequeña parte de la muestra porque los pacientes no quieren participar, su problema tiene un tratamiento establecido y lo que le piden al médico es que les de la puñetera pastilla y se deje de mandangas. Pero sobre este ensayo yo me hacía algunas preguntas… ¿hay alguna pregunta de investigación detrás? ¿para qué hemos hecho este ensayo? ¿para que el promotor tenga una publicación en una revista? ¿en qué beneficia a los pacientes? ¿se habría perdido algo la ciencia?

Es curioso porque pocas veces mis compañeras me plantean preguntas de investigación que no me parezcan adecuadas e interesantes. Eso se debe a que las enfermeras tenemos muy buenas ideas. Las buenas ideas nacen de la observación, de la duda, del instinto de dar mejor atención.

lightbulb-rd

Me gustaría que vieseis este pequeño vídeo que hice dentro del programa de formación continuada de mi hospital “5 minuts”. El tema que quise tratar en esta pequeña sesión era precisamente las ideas, ¿de dónde salen? ¿tenemos buenas ideas? Tengo que reconocer que es una exposición un tanto “naive”, el foro así lo requería, y que hay una idea que me gustaría haber expuesto y que no lo hice… Tener pastillas para probar, tener recursos para investigar no hace que tengas ideas. En esto, lamentablemente, tenemos que decir que siempre investiga el que puede, no siempre el que debe.

Un comentario en “¿De dónde vienen las ideas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>