Nódulo de la Hermana Maria José, el conocimiento enfermero opacado.

Este post habla sobre una enfermera muy relevante que es el perfecto ejemplo de la forma en la que la medicina ha tratado al conocimiento de la disciplina enfermera durante años, me parece adecuado escribirlo el día de la mujer trabajadora, aunque la Hermana Maria José trabajaba todos los día, no solo el 8 de marzo.

En 1883 un tornado debastó la ciudad de Rochester, Minnesota. Allí había una congregación de Franciscanas, y ellas pidieron la ayuda del médico más conocido y competente de la zona para que fundara un hospital. Este médico (y toda su prole) era William Worral Mayo (1815-1911). Estas religiosas pusieron el dinero (2000 dólares) y el hospital se pudo inaugurar el 1 de octubre de 1889 con cinco enfermeras y trece pacientes. Este hospital fue llamado Hospital de Santa Maria, y fue el germen de la futura clínica Mayo. Los primeros directores de la clínica fueron los hijos de Mayo, Charles Horace y William James.

La hermana María José se incorporó el 10 de Noviembre de 1889 sin saber nada de enfermería. Se formó de la mano de Edith Graham, quien se había graduado en la Escuela de enfermeras del Hospital de Mujeres de Chicago y que, más tarde, sería la esposa de Charles Mayo. Fue la primera profesional con título del estado de Minessota. En seis semanas la hermana María José fue nombrada enfermera jefe y en un año llegó a ser la primera ayudante quirúrgica de William Mayo (1890-1915). Debido a su gran capacidad para la gestión, tres años más tarde alcanzó el grado de superintendente del Hospital. Fue una de las responsables de las sucesivas ampliaciones del hospital; ocho entre 1894 y 1931. Falleció en 1939 aún ejerciendo esta función de superintendente.

Los hermanos Mayo preferían trabajar con poco personal altamente cualificado y entrenado. Incorporaron pronto las novedades que surgían en la época referentes a la anestesia, a la antisepsia y asepsia y a los métodos para evitar las hemorragias. Esto les permitió perfeccionar las intervenciones en el abdomen que hasta entonces sólo habían realizado en casos de urgencia. Pronto acudieron pacientes de todas partes así como médicos que deseaban aprender estas nuevas técnicas. Las manos de la hermana María José eran tan pequeñas que podían deslizarse por cualquier rincón del cuerpo allí donde las del señor Mayo no alcanzaban. También era normal que se encargara de hacer la primera incisión así como de cerrar la herida quirúrgica al final de la operación.

Mayo tenía un gran aprecio por su ayudante y confiaba en su conocimiento, de hecho en alguna ocasión al ser preguntado sobre cómo proceder bajo determinadas circunstancias él contestó “Se lo consultaré a la hermana Maria José y seguiré su consejo”. La cuestión es que entre las responsabilidades de la Hermana estaba preparar el abdomen de los pacientes que iban a operarse, rasurarles, lavarles… De esta forma ella se dió cuenta de que algunos pacientes presentaban un nódulo umbilical y que al operarles descubrían un cáncer intraabdominal avanzado.  Ella, después de un tiempo observando más y más casos llegó a decirle a Mayo “No opere a este paciente, no merece la pena” y es que el pronóstico de los pacientes con este nódulo era nefasto y las cirugías consistían en abrir y cerrar sin poder hacer nada por el paciente.

En 1928 William J Mayo publicó una artículo sobre metástasis en cáncer que incluía este nódulo umbilical, por supuesto no hizo ninguna mención a su descubridora. Posteriormente, en 1949, Hamilton Bailey en su onceava edición de su manual titulado Physical Signs in Clinical Surgery, utilizó por vez primera el epónimo que hoy conocemos. La hermana Maria José había fallecido 10 años antes.

Este ejemplo no es más que otro ejemplo de cómo el conocimiento de las mujeres, y por extensión el de las enfermeras, ha sido sistemáticamente opacado o jeopardizado por otras disciplinas. No lo permitamos nunca más.

Gracias hermana por tu contribución a la enfermería.

Referencias:

Urbano, F. L. (2001). Sister Joseph’s nodule. Hospital Physician, 37(5), 33-35.

 

http://www.historiadelamedicina.org/mariajose.html

https://global.britannica.com/biography/Sister-Mary-Joseph-Dempsey

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas HTML y atributos:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>